Nadie conoció a Dean Martin realmente, y tampoco lo terminará conociendo el espectador al final del este documental. Sin embargo se llevará un montón de imágenes de lo mejor del show business del siglo XX.

Nacido en 1917 en Steubenville (Ohio) Dino Paul Crocetti no tenía muchas alternativas de hacerse famoso. Su pueblo se dividía entre los que trabajaban en las minas de carbón y el resto. Probó con el box, pero cuando le rompieron la nariz decidió que no era lo suyo. Le fue mejor en los bares y piringundines de la zona. Allí pudo ser croupier, bar tender y subirse a improvisados escenarios para cantar. Una cosa llevó a la otra y se hizo cantante. Eso le permitió salir de su pueblo, que era lo que buscaba.

En 1946 conoció a un joven comediante de 19 años, con el que solían programarlo en las presentaciones, y de tanto cruzarse en los lugares de diversión se armó la pareja. Durante 10 años fueron una explosión que arrasó con todo. Pero en 1956 Jerry Lewis necesitaba expandir su genio y Dino solo quería que le dejara terminar alguna canción en los shows. Ese fue el final del dúo.

Entonces le tocó a Dean Martin demostrar que era algo más que la parte seria de un dúo cómico. Se inventó como actor trabajando con John Wayne, con Marlon Brando y se hizo amigo de Montgomery Clift que le enseñó algunos trucos de actuación. Paralelamente formaba parte del Rat Pack de Sinatra. Allí el único que podía no acatar las órdenes de Frank.

Hacia mediados de los ´60 cuando todos querían tener un show en TV, la NBC lo llamó. Dean no quería aceptar, por lo que pidió una cantidad inmensa de plata, no ensayar y grabar los domingos después de su jornada de golf. Le dieron todo. El show de Dean Martin duró nueve temporadas con alto rating y momentos memorables como los especiales de Navidad. Dean disfrutaba de las fiestas en familia y se esmeraba para esas ocasiones.

En 1976 se reencontró con Jerry Lewis después de dos décadas de no hablarse. Fue en el Telethon anual de Lewis, delante de las cámaras, y el productor de ese momento fue Sinatra.

Estas cuestiones sobre su carrera, más la vida familiar y otras historias no tan públicas, trae este documental que se pregunta cuál era el Rosebud de este jóven de un pueblo minero, que dejó su lugar y su familia, aunque después intentó de muchas formas tener una propia.

Y cuando la tuvo, se dedicó a jugar al golf. Los famosos juegan al golf porque es el único lugar donde se aseguran de que nadie los va a molestar, dice uno de los entrevistados de este documental divertido y sentimental.

DEAN MARTIN: KING OF COOL
De Tom Donohue (EEUU, 2021, 102 minutos)

BAFICI 2022 – Artes y oficios

Compartir