El cine de Florencia Wehbe, nuevamente, nos confronta con temas dolorosamente contemporáneos. La cultura hegemónica y globalizante del “diseño de sí” desencaja nuestra psiquis como nunca; la pantalla del dispositivo móvil media el vínculo entre el cuerpo y la mente.

En este caso Paula, nombre de la protagonista, retrata la juventud atormentada de una adolescente cordobesa. Las mean girls argentinas son tan cándidas que enternecen la pantalla cantando en el living de su casa, listas para embadurnarse en glitter y salir al boliche sin permiso de sus padres. 

La inocencia interrumpida se evidencia cuando Paula comienza a configurar su propia imagen filtrada por la pantalla, todo aquello que recibe como imagen ideal no tiene “cabida” en su cuerpo. La propuesta bordea, desde los personajes y las temáticas coming of age, un estado de situación que enrostra una de las tantas hipocresías de nuestra sociedad.

La cinta resulta disfrutable en todo momento, sin caer en escenas exageradas ni dramáticas, apelando a no despegarse de la naturalidad en pos de poner sobre relieve la problemática expuesta. Gran valor ante un mercado plagado de productos similares pero que apuestan al morbo indiscriminado para empujar, un poco más allá, la hipocresía y naturalidad del flagelo de nuestros cuerpos. 

PAULA

De Florencia Wehbe (Argentina-Italia, 2022. 90 minutos)  

BAFICI 2022 – Competencia nacional

Compartir