Estreno en salas.

Tema tiene 77 años, vive sola y camina con ayuda de un andador. A pesar de sus limitaciones, es una persona muy activa, se junta seguido con sus amigas y asiste periódicamente a un cineclub. Es además muy sagaz, inteligente y muestra buen humor. La protagonista de Telma, el cine y el soldado es todo un hallazgo como personaje. Brenda Taubin, su directora, cuenta que la conoció en un taller de cine debate que ella coordinaba y fue allí que Telma le contó la historia que disparó el film.

En 1982, durante la Guerra de Malvinas, y un poco como reacción a una convocatoria de las autoridades hacia la población, la hija de Telma, Lili, que en aquel entonces tenía 15 años, le escribió una carta a un soldado en las islas. La carta le llegó a Ernesto, alias El Tano, que tenía 19 años y estaba apostado en Puerto Argentino. Este le respondió pero la correspondencia no se prolongó mucho más ya que al poco tiempo finalizó el conflicto y nunca más volvieron a contactarse. Telma conservó la carta del Tano y siempre tuvo la fantasía de que Lili y este se encuentren. Fantasía que ahora pretende llevar a cabo.

Para ello Telma primero tiene que convencer a su hija, que a esta altura ya hizo su vida y está casada, pero esta, sabiendo la tozudez de su madre y quizás también por propia curiosidad, accede a participar. El otro problema es encontrar al Tano del cual no tienen ningún dato salvo el nombre y que participó del conflicto. Para hallarlo Telma convoca a sus amigas, con las que comparte edades similares pero también el entusiasmo, y con ellas emprende una búsqueda que tiene características de detectivesca.

La opera prima de Brenda Taubin se presenta como una “comedia documental”. Y a pesar de lo extraño que pueda resultar el enunciado, la visión del film da cuenta de que el rótulo es de lo más adecuado. No es tampoco que falten ejemplos en el documental argentino. Ahí están los films de Nestor Frenkel, Desmadre de Sabrina Farji o Flora no es un canto a la vida de Iair Said. Del mismo modo, Taubin utiliza el recurso del humor para abordar su objeto y cuenta para ello con una protagonista y un reparto que se acomoda perfectamente a la propuesta, sumado esto al buen ojo de la realizadora para captar y aprovechar las situaciones de comicidad. 

En esa línea de hibridación, introduce recursos de ficción en su documental y varias escenas son claras puestas en escena.  Algo que no solo no intenta disimular sino que explicita,  poniendo bien en evidencia el artificio. Como en la escena en que le presentan a Telma cuál va a ser la fachada de su casa en la película porque la real no da tan bien. Ya desde principio tanto el tono como el espíritu se pone sobre la mesa en la presentación de personajes, con Telma recorriendo un supermercado al ritmo de música electrónica o Lili bailando feliz con auriculares puestos.

En ese punto puede plantearse la duda de qué es real, qué es ficcional, qué es improvisado o qué es una puesta en escena. La respuesta es tan imposible como inútil, porque lo que el film propone es simplemente abandonarse a la historia y el carisma de los protagonistas. La propia Taubin es uno de ellos ya que se pone delante de cámara en varias ocasiones, en principio como quien le explica a Telma y su amigos lo que pretende, pero con el correr del relato se va ubicando como un personaje más y hasta adquiere protagonismo en algunas escenas, actuando con mismo tono de comedia que hace que su participación fluya con el resto.

A cuarenta años de la Guerra de Malvinas, son varias las películas argentinas que lo han abordado desde muchos y diferentes ángulos. Telma, el cine y el soldado lo hace desde un lugar distinto y, aun a pesar de tratarse de un tema que se presta para la gravedad, no cede en su premisa y la mantiene, dando lugar a la emotividad ya hacia el final, cuando se vuelve inevitable. Está claro el cariño y la empatía que la realizadora tiene por sus personajes. Es por ello que el film tiene un carácter celebratorio de sus vidas y personalidades, logrando así una propuesta fresca y luminosa.

TELMA, EL CINE Y EL SOLDADO
Telma, el cine y el soldado. Argentina, 2022.
Dirección: Brenda Taubin. Protagonistas: Telma D’andrea, Alicia Rubio, Elena Sosa, Liliana Vazquez, Ernesto Antonio Gulla. Guión: Brenda Taubin, Mariano Pozzi. Fotografía y Cámara: Aylén Lopez. Música: Francisco Seoane. Montaje: Karina Expósito. Dirección de Arte: Noe Volpe. Producción: Carolina M. Fernández, Jorge Leandro Colás. Duración: 80 minutos.

Compartir