Estreno en salas.

Cuarta entrega solista de Thor, el Dios del trueno, el hijo de Odín, el hermano de Loki, el vikingo galáctico o como quieran decirle. Si hace diez años alguien vaticinaba que Thor iba a tener cuatro películas como protagonista exclusivo además de sus participaciones en las historias de Los Avenger, seguramente le hubieran recetado un paracetamol y lo hubieran mandado a descansar. Recapitulemos un poco el historial del personaje que interpreta Chris Hemsworth para entender ese camino. Thor tuvo una película inicial muy divertida y una segunda parte medio lograda, la primera tuvo como director a Kenneth Branagh y el actor y director le transmitió a esa película el tono shakespeareano que todos esperaban y que es muy afín a un personaje que es un dios, menor, hijo nada menos que de Odín. La mitología nórdica estaba presente en aquella película y conformó a todos. En la segunda Marvel cambió de director y el resultado no fue tan convincente así que mientras pensaban qué hacer con el personaje se desarrollaban las historias de lo que se conoce como la Fase 3 del MCU.

Cuando llegó el momento de darle una nueva oportunidad, el director elegido fue Taika Waititi y la historia elegida fue un comic book llamado Ragnarock, que es una de los libros más vendidos y trágicos de Thor, si el comienzo cinematográfico de Thor tenía tono de drama la historia original de Rgnarock estaba llena de pérdidas para el héroe. Mueren todos en esa historia pero el director elegido eligió un tono ligero para esa película que además abría la puerta a lo que fue el final de la fase tres con dos películas- evento como Avenger: Infinity war y End game. Lo conocedores de Thor odiaron Ragnarock y casi que se escandalizaron con el arco dramático dentro de los Avenger, donde directamente el hijo de Odin renunció a ser el rey de Asgard y entró en un pozo depresivo del que apenas pudo ser rescatado al final de por una asociación con Los guardianes de la galaxia. La última vez que vimos a Thor el vikingo, se plegaba a ese grupo variopinto para salvar al universo en otros confines y eventualmente volver a la Tierra.

La Fase 4 de Marvel arrancó y la película de Thor venía anunciándose con imágenes de los sets y también en una Comic.con (convenciones multitudinarias de los comics) en la que Taika Waititi se mostró nada menos que con Natalie Portman. La actriz había participado de las dos primeras películas y la información era que después de la segunda la relación con Marvel había quedado dañada. Jane Foster, el personaje de Portnam, era el interés amoroso de Thor, pero sugestivamente Thor apenas la nombraba en las películas posteriores diciendo simplemente: me dejó. En la película Avenger end Game la actriz volvió para una pequeña participación pero era una obligación de guion.

Así llegamos a Thor, Love and Thunder la cuarta película que arranca con un prólogo potente presentando al villano invitado que es nada menos que Christian Bale. Con un tono sorpresivamente austero y dramático, Waititi nos avisa que está dispuesto a ponerse oscuro si es necesario. Gorr (Bale) camina por el desierto con su pequeña hija buscando al dios en que cree, su planeta ha sido destruido, es el único que que queda de los fieles de su Dios y cuando lo encuentra resulta que a su Dios no le importa nada del destino de sus fieles ni se compadece de Gorr. Así nace «El carnicero de los dioses» que se empieza a pasear por la galaxia haciendo lo suyo. Tremendo comienzo que hiela la sangre pero esto es Marvel y dirige Taika Waititi, así lo que sigue es una aventura de Thor y Los Guardianes de la galaxia que siguen en su extraña alianza salvando planetas en peligro. Esta segunda escena es el regreso del tono que el director le había impreso a Thor en la tercera película, volcado a la comedia, herido que no muestra sus emociones, en fin, el humor de Waikiki que muchos veneran y que otros odian.

En el desarrollo de esa aventura Thor se enterará de la existencia de una asesino de Dioses que lo está buscando, Thor al ser hijo de Odin tiene su parte divina. Así que en este punto se podría decir que empieza en serio la aventura, Mientras todo esto pasaba en las galaxias muy, muy lejanas, acá en la Tierra está Jane Foster lidiando con su propios problemas. Jane buscando una solución y un poco azarosamente se reencuentra con el martillo destruido de Thor que se vuelve a rearmar ante su presencia y así nace Mighty Thor (La versión femenina de Thor existe en los comic y de hecho las aventuras que se han editado en esta época son las de esa versión del personaje).

Por supuesto que ambas versiones de Thor se van a encontrar y ese será uno de los temas de la película. A esta altura uno descubre que Waititi como director tiene que manejar distintos temas, lo hace de manera solvente pero la realidad es que el tono lúgubre y metafísico de la historia de «El carnicero de dioses» va por un lado y permite el lucimiento de un Bale que realmente da miedo cada vez que aparece en pantalla, pero hay también otra película que es la de Jane Foster y otra épica en la que Gorr secuestra a los niños Asgardianos para lo cual Thor, Jane Foster y Valkiria se van a buscar a otros Dioses para que los ayuden a matar a Gorr. La escena con Zeus (Russell Crowe) en Ciudad Omnipotencia es un gran momento que termina en una batalla tremenda y que desemboca en el tramo final donde la película se concentra y todo confluye para darle un final digno a todo, cerrar arcos dramáticos y anunciar lo que viene.

Para los seguidores de Marvel hay muchos guiños pero una buena noticia es que al menos Thor parece desentenderse del tema de los Multiversos que viene apareciendo en la Fase 4 de la productora. La música de Guns N´Roses es a esta película lo que ACDC fue para Iron Man 2. Está claro que las distintas películas que existen en las casi dos horas de Thor: Love an Thunder crean alguna tensión y que cada espectador se quedará con lo que más les gusta. Para rescatar quedan lo de Christian Bale, que entra en la galería de villanos de Marvel como uno de los más temibles y dramáticos pero también hay que aplaudir el regreso de Natalie Portnam para desarrollar a Jane Foster y quedamos a la espera de la próxima película de Thor a ver que le espera al Dios del trueno.

THOR: AMOR Y TRUENO
Thor: Love and Thunder. Estados Unidos/2022). Dirección: Taika Waititi. Intérpretes: Chris Hemsworth, Natalie Portman, Christian Bale, Tessa Thompson, Russell Crowe, Jaimie Alexander, Chris Pratt, Karen Gillian y Dave Bautista. Guion: Taika Waititi y Jennifer Kaytin Robinson. Fotografía: Barry Baz Idoine. Edición: Peter S. Elliot, Tim Roche, Matthew Schmidt y Jennifer Vecchiarello. Música: Michael Giacchino y Nami Melumad. Distribuidora: Disney (producción de Marvel Studios). Duración: 125 minutos. Apta para mayores de 13 años. 

Compartir