Estreno en salas.

Bajo el título original de Made in Italy el actor y guionista londinense James D`Arcy (Al otro lado del mundo; Dunkerque) debuta como director en un melodrama sobre la construcción de los vínculos entre un padre y un hijo, la dificultad frente al duelo y los afectos como inspiración para el cambio.

Protagonizada por Liam Neeson, en el rol de un famoso y bohemio pintor londinense retirado del ambiente artístico, como alejado de su único hijo, Jack (Micheál Richardson); el inicio de la película une a ambos protagonistas en un viaje de oportunidades y reencuentros. Jack convence a su padre de regresar a Italia para vender la casa heredada de su madre, quien murió en un accidente hace años. El recorrido hasta el lugar será el punto de partida de las desavenencias y las facturaciones pendientes entre ellos. Pero bastó llegar a aquella casona abandonada en el idílico paisaje de la Toscana italiana, para despertar los recuerdos de sus años felices. La tarea de reparar la casa será una forma de comprender lo que supieron hacer de ellos mismos, tras la pérdida.

A medida que las imágenes del paisaje cobran mayor protagonismo, apostando a la belleza del lugar como si eso fuera suficiente para cautivar al espectador, una característica recurrente en películas rodadas en bellas ciudades, la trama principal se diluye a través de situaciones transitadas que eligen mostrarse bajo el pintoresquismo con el que se refleja a los personajes italianos del lugar: desde los contratistas que arreglan la casa en tono de comedia hasta la encantadora dueña del restaurante que enamora a Jack; recursos, que sólo matizan y debilitan el drama de fondo.

Mientras la casa va adquiriendo la armonía que tuvo en el pasado, los protagonistas también irán transitando sus conflictos de forma paralela y con menos liviandad, aunque sin hallar el tono adecuado y menos predecible para hacerlo. Hacía el final del relato, los momentos de intimidad logran encontrar el espacio necesario para focalizarse y dar forma a lo que verdaderamente debían expresar.

UNA VILLA EN LA TOSCANA
Made in Italy. Reino Unido, 2020.
Dirección y guion: James D’Arcy. Intérpretes: Liam Neeson, Micheál Richardson, Valeria Bilello, Lindsay Duncan, Gian Marco Tavani, Marco Quaglia y Helena Antonio. Edición: Mark Day, Anthony Boys. Fotografía: Mike Eley. Música: Alex Belcher. Duración: 91 minutos.

Compartir