Estreno en salas.

Tren bala es una película de gente que se agarra a piñas y eso ya nos gusta. El director tiene gran experiencia en relatos de acción y hay que decir que en los comienzos de su carrera en la industria, fue doble de riesgo nada menos que de Brad Pitt. Después dirigió Dead Pool 2 y tuvo participación como una especie de codirector, o director de la segunda unidad de John Wick. Con toda esa experiencia a cuestas, llega ahora a esta adaptación de una novela japonesa que quienes la leyeron, aseguran que es oscura y violenta. Lo que el libro sea quedará a consideración de los que lo lean, para nosotros lo que importa es lo que han decidido los productores de Tren bala, una película que no da respiro, con un montón de asesinos a sueldo que se meten en un tren bala japonés buscando una valija. Al menos algunos buscan esa valija que sabemos que tiene dinero, pero el resto tiene otros intereses que iremos conociendo a medida que avanza el viaje en el moderno transporte nipón.

En principio tenemos a LadyBug (Brad Pitt), que es un criminal que se está replanteando su destino, pero que mientras decide sobre su futuro, reemplaza a un colega que se ha bajado de la misión aduciendo una molestia estomacal. En el tren viaja un dúo criminal que lleva el maletín con dinero: Lemon (Brian Tyree Henri) y Tangerine (Aaron Tyler Johnson).  Estos dos personajes son uno de los puntos altos de la historia,  sobre todo Johnson, que un poco se roba el show cuando todo termina. Pero no son estos los únicos pasajeros del tren, porque también anda suelto un ofidio letal cuyo veneno te liquida en treinta segundos, una asesina de tono angelical a cargo de Joey King que está muy divertida en su papel de Princesa. Por supuesto que el asunto de la valija no es más que McGuffin para ocultar la verdadera trama de la película, que no vamos a develar porque queremos que la descubran a medida que avanza la historia.

Pitt y el resto del elenco se sumó a esta aventura con ánimo festivo y se nota. Las coreografías de las peleas son muy entretenidas, hay algunas cosas que recuerdan a los recursos de John Wick, porque claro, Leitch está asociado a Chad Stahelsky, el director de esa saga protagonizada por Keanu Reeves.

Ritmo frenético, historia coral, banda de sonido con sorpresas, bromas todo el tiempo pero que no distraen del grado de violencia casi gore que estalla en la pantalla. Quizás no revolucione la industria del cine y su tono desenfadado tenga mucho de Guy Ritchie en Snatch: Cerdos y diamantes, junto a algunos diálogos del cine de los primeros tiempos de Quentin Tarantino.

Si la idea es pasar dos horas y unos minutos divirtiéndose con un grupo de asesinos mafiosos y ninjas peleando con los avatares del karma y el destino, la película cumple aunque no necesariamente dignifica al género. Quizás el desfile de historias y la duración de dos horas pueden resultar agobiantes. Tal cual, es cine de patadas y tiros, pero nos gusta.

TREN BALA
Bullet Train. Estados Unidos, 2022.
Dirección: David Leitch. Intérpretes: Brad Pitt, Aaron Johnson, Bad Bunny, Sandra Bullock, Joey King, Aaron Taylor Johnson, Brian Tyree Henry, Zazie Beetz, Michael Shannon, Logan Lerman, Masi Oka y Andrew Koji. Guion: Zak Olkewicz, sobre la novela de Kotaro Isaka. Música: Dominic Lewis. Fotografía: Jonathan Sela. Distribuidora: UIP (Sony). Duración: 126 minutos.

Compartir