Estreno en salas.

Una mujer desaparece y su coche es encontrado en una ruta nevada de la meseta de Causse (Francia). La investigación policial comienza y hay cinco personas ligadas a su desaparición, que irán van revelando el secreto que ocultan.

Basada en la novela homónima del escritor francés Colin Neil, el director franco-alemán Dominik Moll (La nuit du 12; Eden; Noticias de la familia Mars; El monje) adapta la historia de este thriller coral con el que inauguró la 16ª edición del Festival Internacional de cine de Venecia.

Al igual que en el libro, la película se divide en cinco capítulos que corresponden al nombre de cada uno de los protagonistas: la primera es Alice (Laure Calamy), una trabajadora social sorprendida tras la noticia televisiva de la desaparición de Eyelyne (Valeria Bruni Tedeschi), una parisina que pasaba unos días en su casa de fin de semana. Alice vio su auto en la ruta mientras visitaba al siguiente protagonista, Joseph (Damien Bonnard), un lugareño solitario con rasgos de sociópata que se dedica al trabajo rural. A ellos se le suma Michael (Denis Ménochet), esposo de Alice, dedicada a la ganadería; la joven y bella Marion (Nadia Tereszkiewicz), que se desempeña como moza en un elegante restaurante y, finalmente, Armand (Guy Roger “Bibisse” N’drin), un joven desempleado de la Costa Marfil, que se dedica a hacer chantajes sentimentales por internet para ganarse la vida.  

Narrada desde los distintos puntos de vista de sus protagonistas, a medida que se suscitan las historias, el relato revelará las singularidades que los caracterizan como los detalles que comparten en torno a la figura de Eyelyne, generando un entramado cargado de silencios, tensiones y matices. La elección formal del entrecruzamiento de historias transita diversos géneros y climas alrededor del hecho principal que irrumpió en sus vidas.

En su sexto largometraje, Dominik Moll se destaca por ser un gran observador de la sociedad actual, desde la cual construye el perfil de sus personajes más allá de los enigmas y la pulsión que los moviliza. En ellos refleja la insatisfacción personal con la que lidian a diario, las diferencias socio económicas, los placeres reprimidos y los deseos que sostienen con abnegación y dolor. 

Con un destacado elenco y una sólida puesta en escena, Sólo las bestias, premiada y nominada en diversos festivales internacionales, va más allá del policial de suspenso con el que se inicia, al explorar las zonas más oscuras y frágiles de seres que buscan en el amor o en sus relaciones, de cualquier tipo, un espacio de contención, libertad y sosiego que los aleje de su realidad.  

SÓLO LAS BESTIAS
Seules les bêtesaka, Francia, 2019.
Dirección: Dominik Moll. Intérpretes: Denis Menochet, Valeria Bruni Tedeschi, Laure Calamy y Nadia Tereszkiewicz. Guionista: Dominik Moll, Gilles Marchand. Música: François Maurel, Noemi Hampel, Matthias Schwab. Fotografía: Patrick Ghiringhelli. Montaje: Laurent Rouan. Duración: 117 minutos.

Compartir