Tres películas argentinas formarán parte de la Competencia Documental de la 31ra. edición del Festival de Biarritz, que se desarrollará en esa ciudad francesa entre el 26 de septiembre y el 2 de octubre.

Las delicias, de Eduardo Crespo; Luminum, de Maximiliano Schonfeld; y Retratos del futuro, de Virna Molina, competirán por el premio Abrazo al mejor documental junto a filmes de Colombia, Perú, Chile, Cuba, México y Brasil, el país invitado de este año.

En Las delicias, Eduardo Crespo (Nosotros nunca moriremos, Crespo, Tan cerca como pueda) retrata la cotidianidad de un internado de la escuela agrotécnica de Entre Ríos, en donde conviven más de cien niños en tránsito hacia el comienzo de su juventud.

Maximiliano Schonfeld (Germani, La helada negra), que el año pasado ganó con su tercera película, Jesús López, el premio a la mejor película de ficción en Biarritz, regresa a la coqueta ciudad vasca con Luminum, un documental sobre una madre y su hija, dos reconocidas ufólogas que incansablemente montan guardia persiguiendo las luces sobre el río Paraná.

La otra película nacional en la competencia de documentales es Retratos del futuro, en donde Virna Molina (Sinfonía para Ana, Moreno, Corazón de fábrica y Raymundo, todas en codirección junto a Ernesto Ardito) presenta la lucha colectiva de los trabajadores clandestinos, un rodaje que se suspendió por la pandemia, en donde además, murieron varios de los protagonistas por el virus, un «proyecto de película, suspendido, que se transformó en un ensayo existencial», según detalla la el catálogo del festival.

Los tres relatos argentinos se mediarán con la colombiana Alis, de Clare Weiskopf y Nicolas Van Hemelryck; la peruana Bruma, de José Balado Díaz; la chilena El veterano, de Jerónimo Rodríguez; la cubana Mafifa, de Daniela Muñoz Barroso; la mexicana Teorema de tiempo, de Andrés Kaiser; y las brasileñas O lugar mais seguro do mundo, de Aline Lata y Helena Wolfenson y Todas por Uma, de Jeanne Dosse.

Compartir