En su 70 aniversario, el Festival de San Sebastián que comienza mañana con la proyección del thriller «Modelo 77», de Alberto Rodríguez, y se extenderá hasta el sábado 24, ultima los detalles de una nueva edición.

Como es usual en el certamen español se buscará conciliar el cine industrial del presente con la cinefilia de siempre, más la presencia de figuras de todo el mundo, realizadoras y realizadores destacados y las nuevas miradas a cargo de los debutantes.

Argentina tendrá una nutrida presencia que abarca casi todas las secciones, empezando por «El suplente», de Diego Lerman, y «Pornomelancolía», de Manuel Abramovich, que competirán en la sección Oficial por la Concha de Oro, el premio máximo del festival.

Por su parte «Sublime», opera prima de Mariano Biasin que participó en Generation 14plus del Festival de Berlín, competirá en Horizontes Latinos, la sección que se nutre de películas producidas en América Latina.

En Zabaltegi-Tabakalera, el apartado dedicado al cine más experimental o de riesgo, se presentarán las producciones nacionales «Amigas en un camino de campo», de Santiago Loza; «Trenque Lauquen», de Laura Citarella; y «Diarios», de Andrés Di Tella.

Dos momentos destacados de esta edición serán las proyecciones de «Argentina, 1985», de Santiago Mitre con Ricardo Darín y Peter Lanzani, el filme sobre el Juicio a las Juntas militares; y de «Un año, una noche», que aborda los atentados terroristas del 13 de noviembre de 2015 en París, con dirección del español Isaki Lacuesta protagonizado por el argentino Nahuel Pérez Biscayart.

Ambos títulos están incluidos en Perlak, en donde se encuentran las películas relevantes según la crítica o que hayan sido presentados originalmente en otros festivales Clase A.

La participación argentina en San Sebastián se completa con «Virgilio», de Alfred Oliveri, que luego de «Un asunto de familia» (2018) y «La leyenda de Don Julio: Corazón & Hueso» (2019), regresa a la sección enfocada en producciones relacionadas con la gastronomía con un documental sobre Virgilio Martínez, considerado uno de los mejores cocineros del mundo y dueño de un restaurante en Lima, Perú.

A esta presencia nacional se le suma el lugar destacado que ocupará el productor Matías Mosteirín, que originalmente era parte del Jurado Oficial del Festival de San Sebastián y que pasó a ser nada menos que su presidente, en lugar de la actriz estadounidense Glenn Close, que canceló el compromiso por una emergencia familiar.

El festival que se realiza en esta ciudad del noreste de España, presenta en su 70mo. aniversario una abanico de figuras realmente apabullante, que llegarán como invitados a partir de mañana a Donostia -tal es el nombre de la ciudad en vasco- y en muchos casos, para presentar películas.

La lista comienza con la francesa Juliette Binoche y el canadiense David Cronenberg, que recibirán el Premio Donostia a la trayectoria y acompañarán sus respectivas películas, «Avec amour et acharnement» en el caso de la actriz y «Crimes of the future», por el lado del director.

A ellos se les suma Ricardo Darín, que presentará «Argentina, 1985» luego de pasar por la competencia de Venecia; y Penélope Cruz que llegará al festival vasco con «En los márgenes», la opera prima del actor argentino Diego Botto.

También desfilarán por la alfombra roja del certamen acompañando a sus últimas producciones Diane Kruger y Liam Neeson («Marlowe»), Hannah Schygulla («Peter Von Kant»), Olivia Wilde («Don’t Worry Darling») y Sebastián Lelio («The Wonder»).

Además, estarán los franceses Louis Garrel («L’innocent») y François Ozon («Peter von Kant»); el rumano Cristian Mungiu («R.M.N.»), y los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne («Tori et Lokita»).

Desde hace años el cine latinoamericano considera al festival español la puerta de entrada a Europa y una vidriera al mundo. En ese sentido los y las cineastas de la región tendrán una presencia destacada.

Además de los argentinos ya mencionados, se verán los últimos trabajos de la colombiana Laura Mora («Los reyes del mundo»), la mexicana Natalia Beristain («Ruido»), los chilenos Diego Céspedes («Las criaturas que se derriten bajo el sol») y Patricio Guzmán («Mi país imaginario»), la boliviana Natalia López Gallardo («Manto de gemas»), y la costarricense Valentina Maurel («Tengo sueños eléctricos»), entre muchos otros.

Con una de las cinematografías más robustas del mundo, el cine asiático también será parte de esta edición con los japoneses Hirokazu Koreeda («Broker»), Genki Kawamura («Hyakka») y Takayuki Fukata («Naname no rouka»), además del maestro surcoreano Hong Sangsoo («Walk Up»), y el chino Wang Chao («A Woman»).

Por último, varias directoras y directores argentinos participarán en el Foro de Coproducción Europa-América Latina, que se realizará como parte del Festival de San Sebastián.

«Se queman de la misma forma», de Clarisa Navas; «Leche condensada», de Anahí Berneri; «Todo el mundo», de Agustina San Martín; «Rona», de Emiliano Torres; e «Inspección en la tierra», de Mariano Luque, son los proyectos que aspiran al premio de 10.000 euros que están previstos para el proyecto ganador.

En tanto «El castillo», nuevo filme del realizador argentino Martín Benchimol, fue seleccionado junto con otros cinco largometrajes en fase de posproducción para participar del WIP Latam que brinda apoyo a la finalización de proyectos.

Publicado originalmente por el autor en Télam.

Compartir