La actriz francesa Juliette Binoche, que esta noche recibirá de manos de la cineasta Isabel Coixet el Premio Donostia a la trayectoria en el Festival de San Sebastián, recordó su experiencia «difícil» trabajando con el recientemente fallecido Jean-Luc Godard y defendió el derecho a decir «no» para conservar la independencia artística.

Esta mañana, en la conferencia de prensa que brindó para los periodistas de todo el mundo en el Kursaal, la sede central del festival vasco, Binoche reconoció que en su carrera fue «afortunada» por no haber sufrido abusos machistas en una industria manejada por los hombres.

«Sé que hay mujeres que lo sufren, quizá en un cine más estereotipado, pero hay que saber rechazar ese cine», aseguró la actriz, que en esta edición de San Sebastián acompaña su último trabajo como protagonista de «Avec amour et acharnement», de Claire Denis.

Juliette Binoche trabajó con numerosos cineastas reconocidos como Michael Haneke, Lasse Hallström y Abbas Kiarostami, entre muchos otros, pero recordó la relación que tuvo con Jean-Luc Godard, con quien colaboró en «Je vous salue, Marie» («Yo te saludo, María») de 1985.

«No fue nada fácil», dijo Binoche, «no estuvo allí para ayudarme».

En cuanto a su trabajo, la actriz francesa explicó que a la hora de evaluar un trabajo, intenta «no juzgar nunca un papel sino amarle en sus contradicciones» y agregó: «me interesa el recorrido interior que nos hace más humanos».

Publicado originalmente por el autor en Télam.

Compartir