Estreno en salas.

Mientras DC se decide acerca de cómo arreglar todo el embrollo de la Justice League, The Flash y sus embrollos con Zack Znyder fue buscar personajes olvidados de su catálogo y encontró a Black Adam, un héroe/villano que le cae a la perfección Dwayne «The Rock» Johnson que seguramente, no volverá por Rápido y Furioso y ni siquiera debe haber consultado a su contador para decir que si. Nunca viene mal ser la cara de una franquicia millonaria.

Hace muchos años, pero muchos, muchos en serio existió el reino de Khandaq, que fue una civilización poderosa que se desarrollaba lo más bien hasta que uno de sus gobernantes pensó que lo que más le convenía a su tierra era que el reino deviniera en un imperio, donde todos le rindieran pleitesía al gobernante y se dedicaran a ser esclavos «para buscar un mineral super poderoso». Pero la ambición del rey fue demasiada y algunos en el pueblo comenzaron a cansarse de ser esclavos, bueno en realidad es el hijo de Teth Adam (The Rock) el que más expresa su necesidad de ser libre y es entonces que por una situación -que no vamos a contar-, se produce un tole tole que termina con varias muertes y con Teth Adam transformado en un héroe de su pueblo pero enterrado en una tumba sellada por los hechiceros/dioses de Khandaq.

Cinco mil años después, una arqueóloga y su hermano están buscando la corona que le dio poderes a Sabbac (Marwan Kenzari)  el emperador de Khandaq. En esa búsqueda despiertan las curiosidad del poder que los sigue y en el camino de toda esta búsqueda termina reviviendo a Thed Adam que aparece como el héroe super poderoso que supuestamente era para su gente. Pero no, resulta que no era ningún héroe y que la verdad es que en su momento casi se vuelve un dictador tan peligroso como Sabbac, así que los hechiceros de la zona lo enterraron para que no se convirtiera en un peligro. Ahora que fue despertado por la arqueóloga y su equipo Adam no sabe muy bien que necesitan de él y lo único que quiere es destruir todo.

Esta sucesión de eventos llama la atención de la Sociedad de la Justicia, un grupo de superhéroes que controlan la paz mundial, los miembros de ese grupo son:
Kent Nelson/Dr Fate (Pierce Brosnam)
Carter Hall/Hombre Halcón (Aldiss Hodge)
Maxinne Hunkell (Cyclone)
Albert «Al» Rothstein/ Atom Smasher (Noah Centtineo)

Todo este grupo se hace presente en Khandaq para volver a enterrar a Adam y poner un poco de orden en el despelote que produjo el descubrimiento de la arqueóloga. Tras un enfrentamiento feroz con el resucitado el grupo debe replantearse a algunas cosas que tampoco vamos a adelantar, estamos muy cautos con los spoillers.

Black Adam es la nueva apuesta de DC, no se excede de tiempo, no tiene grandes novedades, tiene mucha acción, muchos efectos especiales y lo mejor es Pierce Brosnam que le sigue el ritmo a The Rock, que al fin y al cabo es la estrella de la cosa.

Por supuesto que tiene referencias a muchas cosas de las películas de DC y que hay que quedarse hasta después de los créditos porque hay una sorpresa, que aunque cuando lean esta nota seguro que ya saben, no vamos a adelantar porque hoy estamos escondedores.

BLACK ADAM
Black Adam. Estados Unidos, 2022.
Dirección: Jaume Collet-Serra. Intérpretes: Dwayne Johnson, Aldis Hodge, Noah Centineo, Sarah Shahi, Marwan Kenzari, Quintessa Swindell, Mohammed Amer, Bodhi Sabongui y Pierce Brosnan. Guion: Adam Sztykiel, Rory Haines y Sohrab Noshirvani, basado en personajes de DC creados por Bill Parker y C.C. Beck. Fotografía: Lawrence Sher. Edición: Mike Sale y John Lee. Música: Lorne Balfe. Distribuidora Warner Bros. Duración: 125 minutos.

Compartir