Jacqueline Byers as Sister Ann and Posy Taylor as Natalie in The Devil’s Light Photo Credit: Vlad Cioplea/Lionsgate

Estreno en salas.

Dice la historia que la santa madre iglesia católica lleva siglos en su lucha contra el Diablo y uno de los campos de batalla de esta contienda son las almas de los seres humanos. «Los demonios son la infantería del diablo», dice uno de los personajes de la película centrada en los exorcismos.

Antes de entrar al tema hay que decir que La luz del diablo tiene dos ventajas que la hacen atractiva aún antes de comenzar: cuenta con la participación de gran Virginia Madsen y la segunda es que la película dura apenas 94 minutos.

Una monja llamada Ann (Jaquelin Byers) ha sido aceptada en uno de los centros que la Iglesia Católica ha abierto para atender el tema de las posesiones satánicas. Después de centurias tratando del tema de manera más o menos vergonzosa y secreta, en 2018 las autoridades se encontraron con un aumento exponencial de los casos de posesión, así que adoptó una posición más realista. Lo que al momento de comenzar la película no ha cambiado es el hecho de que los exorcismos son realizados por sacerdotes hombres y que las monjas cumplen una papel más bien secundario o en todo caso, de enfermeras de las personas internadas, una labor valorable sin duda pero que las mantiene en un lugar poco visible. Pero la protagonista de La luz del diablo carga con una historia de vieja data con respecto al tema del Diablo, Ann tuvo a una madre poseída por Satán que hizo de la niñez de Ann un verdadero calvario. Rápidamente la chica muestra que llegó al centro que abrió la Iglesia en Boston por una misión que va más allá de ser una asistente pasiva de los sacerdotes metidos en la misión de expulsar al diablo de los cuerpos que han usurpado. La hermana Ann se va a encontrar en el instituto con una niña poseída y la pequeña victima le indica que ella escucha también «la voz» que decía escuchar su madre.

Las película tiene buen clima y algunas escenas que posiblemente hagan apartar la vista de la pantalla a algún espectador. Hay algunas vueltas sorpresivas en la historia, pero todo transcurre más o menos por los carriles habituales de estas historias que se encargan de contarnos la lucha inagotable entre Dios y el Diablo, que seguramente terminará hasta que llegue el fin de los días o alguien empiece a tirar bombas nucleares y ya no podamos ir más al cine.

LA LUZ DEL DIABLO
Prey for The Devil. Estados Unidos, 2022.
Dirección: Daniel Stamm. Intérpretes: Virginia Madsen, Ben Cross, Colin Salmon, Jacqueline Byers, Nicholas Ralph, Christian Navarro, Tom Forbes, Lisa Palfrey, Debora Zhecheva, Owen Davis, Velizar Binev, Posy Taylor, Cora Kirk, Elizabeth Gibson.

Compartir