Estreno en salas.

Después de un par de apariciones en el Universo Cinematográfico de Marvel, el personaje Wakanda tuvo su propia película de inicio que se estrenó en 2018 con, Chadwick Boseman en el rol de T´Chala. La idea del director Ryan Coogler era seguir la historia de Pantera negra y los buenos números de la recaudación ayudaron. La muerte en 2020 de Boseman a los 43 años, provocó el retraso del proyecto. Había que tomar muchas decisiones, pero Coogler y su coguionista Joe Robert Coole siguieron adelante. Mientras Marvel seguía produciendo series y anunciando el futuro de Wakanda for Ever sin dar muchas pistas, incluso los trailers que se fueron conociendo eran lo suficientemente genéricos como para que el público supiera que el espíritu continuaba.

Para empezar por lo que está bien en la película. Digamos que las primeras secuencias están destinadas a despedir a T´Chala (Boseman) y meternos en la situación compleja que provoca en el reino de Wakanda por un lado y que pasaría con Black Panther como símbolo de la defensa para su pueblo. Para los no iniciados, vale la aclaración de que en la ficción Wakanda es un reino oculto en África, que maneja una tecnología especial gracias al Vibranium que es un mineral que solo el reino de Wakanda tiene. Pero las crisis derivadas de los eventos que se contaron en las películas de los Avengers, Black Panther se sumó al grupo de súper héroes y Wakanda salió a la luz como miembro de Naciones Unidas y mientras están de duelo por la muerte de su rey, el país se tiene que presentar en una asamblea donde queda claro que las naciones más poderosas no están tan seguras de permitir que el hasta hace poco ignoto país africano haga con el vibraniun lo que quiere.

Como si no alcanzara con la mala onda de las potencias mundiales hay un un enemigo oculto, una civilización que vive debajo del mar y cuyo líder aún no habíamos visto en el cine así que llegó el momento de presentar a Namor (Tenoch Huerta) que está dispuesto a romper todo.

Hasta acá la línea argumental a grandes rasgos de Wakanda por siempre, seguir contando más sería arruinar las interminables vueltas de guión y meternos a enumerar la cantidad de personajes que van y vienen durante las 2 horas cuarenta de películas, que se toman para que nos enteremos de todo. Los extraordinarios planos secuencia de acción que logra el director no son suficientes como para despertar al espectador de las somníferas escenas explicativas, las danzas étnicas y la asombrosa (WTF?) escena que explica la existencia de Namor.

Aclaración para neófitos: En las historietas, Namor es el primer XMEN. Muy posiblemente su aparición en esta película sea un avance de lo que viene con esos personajes.

El resultado final de Wakanda for Ever se queda a media camino, por un lado es una película con pocos alivios cómicos y buenas actuaciones  -Letitia Wright (Shuri), Lupita Nýóngo (Nakia) la gran Amgela Basset (Ramonda)-.

Grande escenas de acción y mesetas interminables. Enviamos nuestras felicitaciones a Martin Freeman y a Julia Louis Dreyfus que lograron abrirle la billetera a Marvel para que les paguen por dos personajes que parecen haber pasado por el set para saludar y ya que estaban, dejaron un par de escenas por si las necesitaban.

Para los que odian al Marvel festivo quizás esta sea su película, a nosotros se nos hizo pesada.

PANTERA NEGRA: WAKANDA POR SIEMPRE
Black Panther: Wakanda Forever. Estados Unidos, 2022.
Dirección: Ryan Coogler. Intérpretes: Angela Bassett, Letitia Wright, Tenoch Huerta, Lupita Nyong’o, Danai Gurira, Dominique Thorne, Winston Duke, Martin Freeman, Michaela Coel y Julia Louis-Dreyfus. Guión: Ryan Coogler y Joe Robert Cole. Música: Ludwig Göransson. Fotografía: Autumn Durald. Distribuidora: Disney (Marvel Studios). Duración: 161 minutos.

Compartir