¿Se acuerdan de Avatar? Se estrenó en 2009, era una película sorprendente, enorme y a la vez simple. James Cameron ya nos había dado grandes cosas como Titanic y Terminator, así que esta versión de Danza con lobos en el espacio nos pareció a todos un triunfo de la técnica, aunque argumentalmente era flaca. Ya habíamos visto esa historia varias veces. En una expedición al planeta Pandora, para investigar pero sobre todo para explotar un mineral vital para la Tierra, se le suma Jake Sully (Sam Worthington), un militar medio mercenario en lugar de su hermano científico que murió. El muchacho ve en ese viaje una segunda oportunidad para tener una vida nueva, porque en una misión quedó paralítico y si todo sale bien, le darán la oportunidad de una operación.

Todo nos parecía esquemático, sabíamos que Sully iba a terminar convirtiéndose en un Na´vi, mientras que la científica protagonizada por Sigourney Weaver -que empieza despreciandolo- va a terminar aliada a él y que el brutal coronel que interpretaba Stephen Lang no tiene escrúpulos  y que va a hacer lo que sea para que sus jefes se enriquezcan sacando el preciado mineral de Pandora. En el medio están los Na.avi, los habitantes de Pandora, y entre ellos Neytin (Zoe Saldaña) que va a terminar siendo el interés amoroso del protagonista que convertido en un Avatar, se va a volver un traidor.

Nada nuevo bajo el sol, una space opera con mezcla de western cuya diferencia era el mundo extraordinario que Cameron y su equipo técnico habían logrado crear. Avatar era un prodigio como espectáculo y terminó recaudando centenares de millones de dólares.

Desde 2009 pasaron muchas cosas en el mundo, en la vida, en la industria, pasaron años en los que James Cameron prometía hacer la segunda parte de Avatar y una expansión de esa historia.

Llegó después de trece años. La nueva historia se hace cargo del tiempo que pasó, Jake y Neytiri han formado una familia, tienen cuatro hijos y además hay niño humano, una especie de personaje tarzanesco además de una chica que es hija del personaje que interpretaba Sigourney Weaver. La nueva película cuenta el regreso de «la gente del cielo», con el villano de la primera película revivido. Ahora la expedición es de conquista, porque el planeta tierra está muriendo y Pandora es el lugar elegido por los humanos para mudarse, claro están los pueblos originarios y habrá que ver que se hace con ellos aunque la idea básica es correrlos de su propio planeta.

De entrada en esta segunda parte, se abre un abanico de temas que apabulla un poco a los que se quejaban de la simpleza de la película. En estos años, Cameron se metió personalmente en el desarrollo de nueva tecnología para volver a sorprendernos.

El regreso de los humanos a Pandora se toma tres horas y quince minutos para contar que la familia de Jake Sully tendrá que irse de su lugar en Pandora para abandonar a Na´vi y conocer a otros clanes, en particular a la gente del mar.

No vamos a contar mucho más, la nueva entrega suma temáticas, hay un personaje sin padre conocido (y uno se acuerda de Annakin Skywalker), se ponen en juego distintas relaciones entre padres e hijos, pero sobre todo Cameron nos pone en escena su agenda personal sobre la ecología y su amor por el mar en particular.

Para los iniciados en Cameron, la película no solo tiene un clima atrapante, pero se toma sus tiempos y por momentos no se entiende adónde va, no se preocupen todo cierra y Cameron en el camino nos regala un prodigio de imaginación y varias referencias y auto homenajes fácilmente reconocibles a su filmografía. Si todo sale bien en 2024 conoceremos la tercera parte, que se supone que se filmó a la par de esta pero además habrá al menos dos películas más.

No nos preocupemos del futuro, vivamos el presente de esta película poderosa que va a dejar al espectador sentado en su butaca hasta el final tratando de asimilar todas las novedades que Avatar los caminos del agua nos trae, en lo posible es para ver en 3D y prepararse para una imagen que nos regala nuevas experiencias. El cine tiene ese as en la manga, películas como ésta que es especialmente para cine y contra las cuales las plataformas no pueden competir.

AVATAR: EL CAMINO DEL AGUA
Avatar: The Way of Water. Estados Unidos, 2022.
Dirección: James Cameron. Intérpretes: Sam Worthington, Zoe Saldaña, Sigourney Weaver, Stephen Lang, Kate Winslet, Cliff Curtis, Joel David Moore, CCH Pounder, Edie Falco y Giovanni Ribisi. Guion: James Cameron, Rick Jaffa y Amanda Silver. Música: Simon Franglen. Fotografía: Russell Carpenter. Edición: David Brenner, James Cameron, John Refoua y Stephen E. Rivkin. Distribuidora: Disney (20th Century Studios). Duración: 192 minutos.

Compartir